LO ÚLTIMO

“Perdonen, perdonen, perdonen”

Ese día, Didier Drogba, delantero centro de la primera selección de Costa de Marfil que clasificó a una Copa Mundial de Fútbol, sembró una semilla en pro de la paz de su país, dividido y desangrado en ese entonces por una guerra civil que sumaba más de 4.000 muertos. ¿La génesis del conflicto? Un golpe de estado.

El primer balón de Alfredo Di Stéfano

stos y otros episodios de la vida de Alfredo Di Stéfano (1926-2014) forman parte del libro 'Di Stéfano. La historia completa', de Ian Hawkey, una obra en cuya cancha de papel me he deleitado los 90 minutos reglamentarios, los 30 de tiempos extra y ahora me encuentro en tanda de penales, no con una pelota de rugby, sino con una redonda.

Nunca fui un crack

Nunca fui un jugador excepcional, un virtuoso con el balón, un futbolista talentoso, un mago de la gramilla, una perla por pulir, un diamante en bruto, un astro de las canchas abiertas, una luminaria digna de ser observada por un cazatalentos o el as bajo la manga que definía cualquier partido con un chispazo de inspiración, locura o genialidad.

Opinión: La noche que anulé un gol

Hay partidos de fútbol que juegan tiempos extra en la cancha de la memoria. Sin importar la cantidad de años que hayan transcurrido desde el que árbitro central pitara el final de la contienda, el balón sigue rodando en la cancha del recuerdo y uno vuelve a celebrar o lamentar los goles… o “anularlos”.

Cargar más
LO MÁS LEIDO