Marvin Barquero. 22 agosto
Los avicultores consideran que las maneras de preparar las diferentes partes del pollo constituyen una ventaja y atraen el consumo. Además, esa carne está presenta en platillos de la comida criolla, como el arroz con pollo. Foto: Archivo
Los avicultores consideran que las maneras de preparar las diferentes partes del pollo constituyen una ventaja y atraen el consumo. Además, esa carne está presenta en platillos de la comida criolla, como el arroz con pollo. Foto: Archivo

Los datos de una creciente producción de pollo en Costa Rica confirman que esta carne se consolida como la más consumida en el país, por encima de la res y el cerdo, un hecho que se manifiesta en la cantidad de establecimientos que lo venden y más recientemente, en las aplicaciones (app) de entregas de comida a domicilio.

Uber Eats, por ejemplo, detalló que los pedidos mediante ese servicio son mayormente de pollo. En esa plataforma, la proteína que más consumen los ticos es de esta ave, con 60,1%, seguida de la carne de res con 34,26%, de acuerdo con el análisis de los datos hechos por esta empresa, y solicitados por La Nación.

El 2,80% de los pedidos son de pescado, 1,78% cerdo y 1,07% de huevo, añadió la compañía, que tiene en Costa Rica 800 restaurantes asociados, y cuya app reporta más de 700.000 descargas en menos de un año, según Carolina Coto, gerenta de Comunicación de Uber Centroamérica.

GoPato, en tanto, explicó que entre los pedidos de carnes para los últimos 12 meses, el pollo representó 27,9%; los embutidos,17%, mientras que los de res fueron el 16,6% y el cerdo 2,4%.

Esta plataforma también realiza servicio de compras en otros comercios diferentes a los restaurantes y, en esa generalidad, el queso representó 33% de las solicitudes en la categoría de proteínas.

Por su lado, la plataforma de Glovo informó de que en fechas especiales, como el Día del Padre, se refuerza la tendencia a obsequiar comidas, lo cual ha tomado fuerza durante los últimos años en varios países de Centroamérica.

Durante el anterior Día del Padre, alrededor del 50% de los pedidos fueron de preparaciones de pollo, con lo cual se colocó en la mayor preferencia, detallo Glovo. En este caso le siguió la pizza con 30%.

Carolina C. Jaramillo, gerenta de Mercadeo de Glovo para Centroamérica, explicó que aún hay mucha tendencia en el país de salir a restaurantes, en particular en fechas especiales, aunque gana terreno la idea de acudir al servicio de entrega para compartir más en el hogar.

Producción

Las cifras que extraen las empresas de entregas son reflejo de un comportamiento que se observa en los resultados de las granjas.

El volumen de producción de carne de pollo se incrementó en 8,77% entre el 2015 y el 2018, de acuerdo con los datos de la Secretaría Ejecutiva de Planificación Sectorial Agropecuaria (Sepsa), adscrita al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Ese sector pasó de producir 124.567 toneladas de carne, en el 2015, a obtener 135.500 toneladas, en el 2018. Prácticamente la totalidad del producto se destina al consumo interno.

Aparte de ese crecimiento sostenido, el volumen de pollo siempre fue superior al de carne de res o carne de cerdo, desde el 2015 para acá. Por ejemplo, en el 2015, Costa Rica logró 82.008 toneladas de res y 57.504 toneladas de cerdos.

En la comparación para el 2018, los ganaderos pusieron en el mercado 83.848 toneladas de carne de res y los porcicultores, 63.390 toneladas de cerdo.

William Cardoza, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Avicultores (Canavi), explicó que el costarricense consume 29,5 kilogramos de carne de pollo, por persona, por año, con lo cual prácticamente duplica la demanda de res y cerdo.

El consumo de cerdo y res oscilan, cada una, en alrededor de los 15 kilogramos, por persona al año, de acuerdo con la Cámara Nacional de Porcicultores y la Corporación Ganadera (Corfoga).

El sector, agregó Cardoza, apunta siempre al crecimiento y a las nuevas inversiones y todas las empresas participantes del mercado tienen un alto dinamismo, buscan siempre nuevos productos de valor agregado y diversifican su oferta.

Como riesgo para los avicultores puso la creciente importación de carne de pollo desde Estados Unidos, producto que viene a competir con la producción nacional, aunque se trata de carne congelada.

Datos observados en el portal de estadísticas de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) indican que entre el 2015 y el 2016, se presentó un fuerte incremento en el volumen de carne de aves importado, al pasar de 8.962 toneladas, a 14.230 toneladas. El año pasado la importación bajó un poco, a 12.364 toneladas.

Ese volumen del exterior significó apenas un 9% de la producción total de Costa Rica.

Según Cardoza, la actividad económica de la carne de pollo genera empleo directo para 12.000 personas y más de 50.000 puestos indirectos ligados a la agrocadena de la producción avícola.