Patricia Leitón. 10 mayo
La actividad comercial se contrajo 0,5% tanto por la caída en la comercialización de vehículos como por la menor venta de aparatos eléctricos y de materiales de construcción. En la fotografía, consumidores en Walmart cerca del viernes negro del 2018. Foto: Rafael Pacheco
La actividad comercial se contrajo 0,5% tanto por la caída en la comercialización de vehículos como por la menor venta de aparatos eléctricos y de materiales de construcción. En la fotografía, consumidores en Walmart cerca del viernes negro del 2018. Foto: Rafael Pacheco

La actividad económica, medida con el indicador mensual que calcula el Banco Central, perdió la leve recuperación que había mostrado desde finales del año pasado.

Según la nueva serie que publicó el ente emisor, la noche del viernes 10 de mayo, en noviembre y diciembre el indicador había aumentado un 1,7%; luego subió a 1,9% en enero y febrero, pero bajó a 1,8% en marzo.

“Al analizar los ciclos de corto plazo, por medio de la serie ajustada por estacionalidad, se observa que la recuperación que inició a partir de octubre de 2018 pierde fuerza en el mes de marzo”, señaló el Banco Central en su comunicado.

La baja actividad económica dificulta atacar el fuerte desempleo que alcanzó un 11,3% en el primer trimestre del año.

Según explicó el Banco Central, en comparación con marzo 2018, la mayoría de las actividades económicas moderaron su crecimiento, lo cual se reflejó en la desaceleración del indicador general.

La industria agropecuaria, la cual se contrajo por sexto mes consecutivo, y el comercio, que es la actividad que más empleo genera, fueron las únicas que mostraron una disminución.

En la contracción de la actividad agropecuaria influyó el fenómeno de El Niño, que provocó una notable disminución de las precipitaciones en Limón y que mantuvo una condición predominantemente seca en todo el país.

Además, afectó el aumento de la producción exportable de piña de Filipinas y Tailandia, que propició una baja en los precios internacionales y una reducción en el número de hectáreas cultivadas en nuestro país.

“La actividad comercial se contrajo 0,5% tanto por la caída en la comercialización de vehículos así como por la menor venta de aparatos eléctricos y de materiales de construcción , coherente con la evolución de las importaciones y con la moderación en el consumo de los hogares”, detalló el Banco Central.