Por: AFP y Redacción.   12 junio

Managua. La ofensiva del gobierno de Daniel Ortega para acabar con las protestas y bloqueos viales en Nicaragua aumentó en las últimas horas, sin que el presidente dé una respuesta a una propuesta de diálogo nacional para resolver una crisis que deja 148 muertos.

En la madrugada del martes se escuchó un nutrido fuego de fusilería en varios puntos de la capital y en las ciudades vecinas de El Crucero y Jinotepe, ambas al sureste de Managua.

Sectores de la oposición, agrupados en la Alianza Nacional por la Justicia y la Democracia, convocaron este martes en la tarde a un paro nacional de 24 horas, el jueves.

Medardo Mairena, dirigente campesino, manifestó que continuarán "desde la trincheras" en su lucha por conseguir que el presidente Ortega abandone el poder.

La Alianza la integran el sector privado, organismos de la sociedad civil, coalición de estudiantes universitarios, entre otros.

Nicaragua sigue inmersa en una tensión diaria. Desde la noche del lunes se escuchan disparos y detonaciones en barrios de Managua y ciudades aledañas, donde los pobladores acumulaban alimentos por temor al desabastecimiento ante el cierre de las principales carreteras.

Al menos cuatro personas han muerto desde el lunes y 148 desde que se iniciaron las protestas hace 56 días, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Los obispos católicos presentaron una propuesta de diálogo para salir de la crisis y le pidieron a Ortega responder por escrito. Pero el plazo se venció sin que el mandatario diera una respuesta.

Despeje de vías

La ofensiva contra los bloqueos comenzó la madrugada del lunes en la capital, donde pobladores colocaron barricadas de adoquines para protegerse de paramilitares que se desplazan en camionetas y disparan por las noches a todo lo que se mueve.

En Jinotepe, 56 km al sureste de Managua, las llamadas turbas progobierno atacaron con armas de fuego a los manifestantes atrincherados en barricadas, denunció a la prensa el sacerdote Juan García.

En ese momento, sonaron las campanas para alertar a la población que salió de sus casas con pailas, pitos y palos para apoyar a los jóvenes estudiantes, añadió.

“Estas turbas armadas con (fusiles) AK y Galil, dispararon contra la población, en las paredes de casas quedaron huellas; hubo varios heridos entre los jóvenes y un muerto de las turbas que fue alcanzado por las balas de sus mismos compañeros”, dijo el cura.

Un nicaraguense residente en Costa Rica se unió a una protesta contra el gobierno de Daniel Ortega, este martes 12 de junio del 2018 en San José.
Un nicaraguense residente en Costa Rica se unió a una protesta contra el gobierno de Daniel Ortega, este martes 12 de junio del 2018 en San José.

En los barrios de la periferia oriental de Managua, turbas de hombres enmascarados con armas, a pie y apoyados por camionetas y tractores, levantan las barricadas colocadas por los vecinos.

El diario La Prensa precisó que la arremetida de la Policía y grupo de choque afines al Gobierno arremetieron el martes en la mañana en los barrios Santa Rosa, Villa Progreso, Nueva Libia, Primero de Mayo y Bello Horizonte, entre otros.

Vecinos de Santa Rosa afirmaron que alrededor de 20 paramilitares entraron en vehículos para intimidar a la gente, al tiempo que disparaban.

“Dispararon para quitar las barricadas en este barrio. Nosotros las pusimos porque se han andado metiendo en camionetas y nos tenemos que defender, venían disparando a cualquiera, usaron el porche de mí casa como cuartel, aquí están los casquillos que hemos estado recogiendo. Disparaban como si estábamos en combate si nosotros estamos desarmados”, declaró un habitante a ese periódico.

Las protestas contra el gobierno estallaron el 18 de abril contra una fallida reforma al sistema de pensiones, pero se extendieron y ahora los manifestantes piden el fin del gobierno de Ortega.

León en paro

La ciudad de León, 90 km al noroeste de Managua, convocó a un paro para protestas contra la “represión”. Las calles amanecieron desiertas, el comercio y los bancos cerrados, sin transporte y las casas con sus puertas cerradas, según imágenes de la televisión.

Las campanas de la catedral de esa ciudad colonial sonaron a las 3:20 p. m. para alertar a la gente sobre la presencia de paramilitares, quienes portaban fusiles de guerra, consignó La Prensa.

Desde temprano, oficiales de la Policía se presentaron para levantar barricadas que los leoneses habían levantado en diferentes barrios, agregó el rotativo.

“El paro local ha sido todo un éxito, se ha sumado todo León”, afirmó el director de la x radio Darío, Aníbal Toruño.“El tiempo se le acaba a Daniel Ortega”, dijo.

La crisis ha dejado pérdidas económicas evaluadas en $800 millones, según la ONG Consultores para el Desarrollo Empresarial (Copade).

Cada vez más voces piden una solución rápida a la crisis. México expresó este martes su “profunda preocupación” por la violencia que vive Nicaragua y urgió a retomar “con urgencia” el diálogo nacional en ese país.

La Embajada de Estados Unidos reveló en un comunicado que Ortega y otros participantes en el diálogo tuvieron un encuentro con Caleb McCarry, representante del senador republicano Bob Corker, enviado a Managua el sábado para “abordar la severa crisis democrática” en este país.

Pero su visita hizo poco por cambiar la situación, y la capital seguía semiparalizada por falta de transporte y el temor de los ciudadanos a quedar atrapados en el fuego cruzado en los bloqueos.