AFP. 12 julio

Washington. El presidente Donald Trump dio a conocer el jueves una carta “muy linda” de Kim Jong-un, en la que el líder norcoreano expresó su optimismo sobre un “nuevo futuro” entre ambos países e instó al mandatario estadounidense a tomar “acciones concretas” para generar confianza.

“Una muy linda nota del dirigente Kim de Corea del Norte”, tuiteó Trump junto a una copia de la misiva, fechada el 6 de julio, el mismo día en que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, llegó a Pionyang para conversaciones que terminaron siendo difíciles con el gobierno de Kim.

“¡Se está haciendo un gran progreso!”, agregó Trump en su cuenta en Twitter.

En la carta, Kim le dice a Trump que está convencido de que los esfuerzos mutuos hacia un “nuevo futuro” entre Corea del Norte y Estados Unidos seguramente llegarán “a buen puerto”, y se mostró confiado en que la cumbre de Singapur, que ambos sostuvieron hace un mes, haya sido el inicio de un proceso “significativo”.

“Agradezco profundamente los enérgicos y extraordinarios esfuerzos realizados por su excelencia el señor presidente para la mejora de las relaciones entre los dos países y la implementación fiel de la declaración conjunta”, escribió Kim.

“Creo firmemente que la firme voluntad, los esfuerzos sinceros y el enfoque único de mi persona y de su excelencia el señor presidente dirigidos a abrir un nuevo futuro entre la RPDC (República Popular Democrática de Corea) y Estados Unidos seguramente llegarán a buen puerto”, agregó.

El gobrnante norcoreano también expresó su esperanza de que “la invariable confianza y convicción en su excelencia el señor presidente se fortalezca aún más en el proceso futuro de tomar acciones concretas”.

Pompeo viajó a Pionyang a semana pasada, en un intento por avanzar en los compromisos de desnuclearización asumidos durante la cumbre histórica entre Trump y Kim el 12 de junio en Singapur.

Pero si bien Corea del Norte dijo estar dispuesta a la desnuclearización, lo ve como un largo proceso de desarme multilateral en toda la península de Corea, y no como un desmantelamiento unilateral de su arsenal nuclear.

El presidente Donald Trump (derecha) y Kim Jong-un se saludaron tras la firma durante su histórica de la declaración de la cumbre en en Singapur, el 12 de junio.
El presidente Donald Trump (derecha) y Kim Jong-un se saludaron tras la firma durante su histórica de la declaración de la cumbre en en Singapur, el 12 de junio.

En declaraciones posteriores en Tokio, Pompeo insistió en el progreso de las conversaciones y afirmó que se estaban llevando a cabo de “buena fe”.

Pero en marcado contraste, Pionyang advirtió que el futuro del proceso estaba en peligro por las excesivas demandas estadounidenses.

Washington espera que el proceso de desnuclearización se active este año.

Pero muchos expertos y detractores del presidente Trump consideran que la promesa del dirigente norcoreano durante la cumbre no es creíble y que el proceso, aunque empiece, podría llevar años.