Por: AFP.   14 junio
El mercado Roberto Huembes, en Managua, estaba desolado este jueves 14 de junio del 2018 como consecuencia del paro nacional convocado por la oposición.
El mercado Roberto Huembes, en Managua, estaba desolado este jueves 14 de junio del 2018 como consecuencia del paro nacional convocado por la oposición.

Managua. Nicaragua se paralizó este jueves por un paro convocado para presionar al presidente Daniel Ortega a cesar la represión, pero los ataques a tiros contra los manifestantes recrudecieron en varias ciudades, lo que aumentó a 161 el número de muertos en casi dos meses de protestas.

Durante la jornada, tres personas fallecieron en ataques armados de paramilitares y turbas progubernamentales contra las barricadas de manifestantes en Nagarote (noroeste), Tipitapa (Managua) y Masatepe (sur), informó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Mientras, el paro fue casi general en Managua y en los departamentos de Masaya, Granada (sur), Matagalpa, Estelí, Nueva Segovia (norte) y León (noroeste).

En la capital, las calles lucían desoladas con algunos autobuses de transporte público que circulaban casi vacíos y presencia policial en varios puntos de la ciudad.

Estudiantes ocupan centros y desafían a Ortega

El paro de 24 horas fue convocado el martes por la Alianza Nacional por la Justicia y la Democracia (opositora), que agrupa a empresarios, estudiantes y sectores de la sociedad civil, como una forma de presionar al gobierno a detener los violentos ataques contra manifestantes y pobladores, a manos de fuerzas antichoques y “turbas” afines al gobierno.

El paro “es una forma de presionar a este gobierno que está haciendo atrocidades, queremos una Nicaragua libre”, dijo una habitante de un barrio capitalino, donde la gente sonó las cacerolas en repudio al mandatario.

Nicaragua vive un clima permanente de protestas que tiene cerradas s sus principales rutas con casi 900 bloqueos ("tranques") y barricadas en ciudades semiparalizadas desde que el 18 de abril estallaron las manifestaciones contra una fallida reforma a la seguridad social.

Sin embargo, las protestas se extendieron como una muestra de disconformidad contra el gobierno de Ortega, quien gobierna desde el 2007 con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidente y mano derecha, bajo cargos de autoritarismo y de controlar todos los poderes del Estado.

Actividades paralizadas

Los mercados, bancos, supermercados, tiendas, gasolineras y la mayoría de pequeños expendios de comida en los barrios de Managua y otras ciudades no abrieron sus puertas, mientras que en los colegios públicos los maestros se quedaron esperando a los alumnos.

“Está palmado (vacío) todo, la huelga la está apoyando la población”, expresó el taxista Pablo Ramírez, quien desistió trabajar por falta de pasajeros.

El popular mercado Oriental de Managua, con más de 20.000 negocios y 2.000 vendedores ambulantes que inician sus actividades en la madrugada, lucía abandonado, custodiado a su alrededor por barricadas que la gente levantó para defenderse de eventuales saqueos.

“El mercado está apoyando el paro”, manifestó Líliam Gámez, empleada de una tienda, quien llegó a trabajar porque el jefe le pidió que cuidara el negocio.

“Hoy nadie está trabajando”, declaró Carlos Sánchez, un vendedor ambulante de 58 años, que estaba sentado en una acera del mercado leyendo el periódico, y quien espera que el paro empuje al gobierno a solucionar la crisis.

La inmensa mayoría de tiendas del mercado Roberto Huembes, en otro punto de la ciudad, no trabajaron, mientras que el resto de centros comerciales de la capital tampoco abrieron.

“El paro es para presionar al gobierno para que se siente a dialogar y dar una solución a esta crisis”, señaló Heriberto Ruiz, un vendedor golosinas que llegó a cuidar su negocio.“Que (Ortega) salga por la puerta de adelante, no por la trasera”, agregó, al tiempo que sostuvo que Nicaragua se ha convertido en “tierra de nadie” por la violencia y saqueos.

Ataques contra barricadas

En medio del paro, grupos paramilitares dispararon contra manifestantes que resguardaban barricadas en las ciudades de Nagarote, Tipitapa y Masatepe, causando al menos tres muertos y varios heridos, confirmó el Cenidh, que contabiliza hasta la fecha 161 muertos.

”¡Están disparando!", gritaba la población de Tipitapa, a 25 km de la capital, donde centenares de mujeres salieron a la calle a sonar las cazuelas y replegar a gritos a los hombres armados, según videos.

Manifestantes opositores levantaban una barricada en Tipitapa -a unos 25 km de Managua-, este jueves 14 de junio del 2018.
Manifestantes opositores levantaban una barricada en Tipitapa -a unos 25 km de Managua-, este jueves 14 de junio del 2018.

También se produjeron enfrentamientos en las ciudades de Jinotepe, Diriamba, León y tiroteos en Managua.

En la capital, algunos barrios y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), trinchera de los estudiantes en protesta, fueron atacados por la madrugada, según la oposición.

Mientras, en Masaya, paramilitares armados “dispararon a mansalva a las trincheras”, causando un herido de bala, indicó.

La Policía de esa ciudad, antiguo bastión del oficialismo, continuaba sitiada con barricadas que eran defendidas por jóvenes con piedras y morteros caseros.

La Unión Regional de Cooperativas de Transporte Colectivo (Urecotraco) denunció que grupos delictivos secuestraron cinco unidades en Managua.

Amigos y familiares reunidos en la vela de Agustín Mendoza, quien fue asesinado este jueves 14 de junio del 2018 durante una protesta antigubernamental en Tipitapa, a unos 25 km de Managua.
Amigos y familiares reunidos en la vela de Agustín Mendoza, quien fue asesinado este jueves 14 de junio del 2018 durante una protesta antigubernamental en Tipitapa, a unos 25 km de Managua.

La Conferencia Episcopal convocó este viernes a reanudar el diálogo para dar a conocer la respuesta de Ortega a su propuesta de democratización.

“Estamos confirmando a nuestro pueblo que ahí estará la delegación del gobierno presidida por el canciller Denis Moncada” con el ánimo de trabajar “desde el diálogo por la paz”, manifestó la vicepresidenta y portavoz oficial, Rosario Murillo.