Por: AFP.   13 junio
Un manifestante participaba en enfrentamientos con la Policía en la ciudad de Jinotepe, Nicaragua, el martes 12 de junio del 2018
Un manifestante participaba en enfrentamientos con la Policía en la ciudad de Jinotepe, Nicaragua, el martes 12 de junio del 2018

Managua. La Iglesia católica de Nicaragua convocó el miércoles al gobierno y la oposición a retomar el diálogo el viernes, cuando revelará la respuesta del presidente Daniel Ortega a las propuestas que le hicieron para salir de la crisis que dejó 152 muertos en el marco de protestas.

“Estamos convocando a la Mesa Plenaria del Diálogo Nacional para el próximo viernes 15 de junio”, cuando se presentará la respuesta de Ortega al diálogo propuesto por la Conferencia Episcopal.

“Hemos recibido la respuesta del presidente de la República a las propuestas que (...) le presentamos en el encuentro que sostuvimos” el pasado jueves, dijeron los obispos.

En la reunión del viernes “estaremos dando a conocer a la comunidad nacional e internacional, la propuesta que presentamos al señor presidente y la carta que él nos ha enviado con su planteamiento”, indicaron los prelados en un comunicado.

Los obispos se reunieron el jueves anterior con Ortega para transmitirle “el dolor y la angustia” que sufre el pueblo por la violencia sufrida en las últimas semanas y hablaron sobre su planteamiento para democratizar el país.

La Conferencia Episcopal, que funge desde mayo como mediadora del diálogo, había suspendido las negociaciones debido a la negativa del gobierno de cesar la represión contra los manifestantes, que dejan 152 muertos y más de 1.300 heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

(Video) Miles de nicaragüenses buscan emigrar por ola de violencia

La opositora Alianza Cívica, integrada por estudiantes, empresarios y la sociedad civil, llamó a un paro nacional de 24 horas este jueves para presionar al mandatario a parar la represión y reanudar el diálogo para buscar una salida pacífica a la crisis.

La oposición propone adelantar las elecciones del 2021 para anticipar la salida del mandatario, en el poder desde el 2007.