AFP. 14 junio

Nueva York. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue demandado el jueves por la Fiscalía de Nueva York por utilizar su fundación con fines personales, incluido en beneficio de su campaña presidencial.

Donald Trump, junto a sus hijos Eric (izq.) Ivanka y Donald Jr. llegan a una conferencia de prensa en Trump Tower en Nueva York el 11 de enero de 2017, cuando el magnate era ya presidente electo de Estados Unidos.
Donald Trump, junto a sus hijos Eric (izq.) Ivanka y Donald Jr. llegan a una conferencia de prensa en Trump Tower en Nueva York el 11 de enero de 2017, cuando el magnate era ya presidente electo de Estados Unidos.

La demanda de la Fiscalía, que exige la disolución de la fundación y pide la restitución de 2,8 millones de dólares más multas, denuncia “un patrón de conducta ilegal persistente durante más de una década”.

También asegura que Trump usaba los activos de la fundación para pagar sus obligaciones legales, promover sus hoteles y negocios y comprar artículos personales.

Una investigación de la Fiscalía reveló, asimismo, que la Fundación Trump recaudó más de 2,8 millones de dólares “en una manera diseñada para influir en las elecciones de 2016″ bajo órdenes e indicaciones de la campaña presidencial de Trump.

Una chequera

“Como revela nuestra investigación, la Fundación Trump era poco más que una chequera para pagos de Trump o de sus negocios a organizaciones sin fines de lucro, sin importar su propósito o legalidad”, dijo la fiscal general de Nueva York, Barbara Underwood, en un comunicado.

“Así no es como deben funcionar las fundaciones privadas y mi despacho piensa hacer a la fundación y a sus directores responsables de su mala utilización de activos caritativos”, añadió.

Los demandados son el presidente estadounidense y sus tres hijos, Donald Jr, Ivanka y Eric.

Según la fiscalía, el dinero de la fundación fue recaudado entre el público en un evento de recolección de fondos televisado a nivel nacional que Trump organizó el 28 de enero de 2016 en vez de participar en un debate de las primarias republicanas en Des Moines, Iowa.