Gerardo Ruiz R.. 12 julio
El viceministro de Hacienda, Nogui Acosta (der.) junto a la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, y el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza. Foto: Mayela López
El viceministro de Hacienda, Nogui Acosta (der.) junto a la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, y el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza. Foto: Mayela López

El Ministerio de Hacienda considera perjudiciales las reformas a impuestos que los sindicatos propusieron como alternativa a la reforma fiscal que el gobierno de Carlos Alvarado impulsa, para evitar una crisis económica.

Nogui Acosta, viceministro de Ingresos, explicó que los planteamientos desincentivarían el pago de tributos, motivarían la evasión fiscal y violentarían la seguridad jurídica para invertir en el país.

Los sindicatos quieren que el Gobierno aumente el impuesto de renta a 400 grandes contribuyentes que tributan más de ¢250 millones al año. La tasa máxima actual es de un 30%, pero ellos piden hasta un 36%.

Al respecto, el viceministro de Hacienda declaró: “Eso es como llegar y decir ‘al que más paga, más le cobro’. El mundo va en una dirección diferente y es tasar a las personas y no a las empresas; entonces, lo que haríamos sería desincentivar el pago de impuestos. Si yo aumento la tasa, voy a darle más sentido a la evasión y la elusión fiscal”.

El jerarca también descartó la exigencia sindical de que el Gobierno obligue a pagar impuestos a las empresas que operan bajo el régimen de zonas francas.

“No podemos ponerles un impuesto sin violentar esa seguridad jurídica que les hemos dado como país a esas empresas. Ese no es un tema que nos hayamos planteado”, recalcó.

"Y si se piensa en un impuesto sobre las utilidades financieras de las tarjetas de crédito, ocurrirá que las personas ya no usarán tanto ese instrumento de pago, porque se encarecería y porque afectaría al emisor de la tarjeta, entonces tendríamos menos recaudación”, explicó.

Los sindicatos exigen al Ejecutivo retirar la reforma fiscal, la cual incluye la creación del impuesto sobre el valor agregado (IVA) y medidas para ponerle freno al crecimiento de los pluses salariales del sector público. Ellos amenazan con más huelgas si la reforma continúa.

En cuanto a la propuesta general de los sindicatos, que incluye siete puntos, el viceministro sostuvo que con ese plan sería imposible reducir el déficit fiscal a la mitad; actualmente, equivale a un 6,2% del producto interno bruto (PIB).

Aunque los sindicatos alegan que su propuesta lograría reducir el déficit entre un 3% y un 4% del PIB, Nogui Acosta dijo que Hacienda no ve manera de que eso ocurra. De hecho, desconoce si los sindicatos le entregaron al equipo negociador de Casa Presidencial algún documento técnico que sustente su propuesta fiscal alternativa.

El viceministro sostuvo que la única manera de impactar el déficit es combinar la reforma fiscal con las medidas de ahorro en el gasto en remuneraciones que anunció la titular de Hacienda, Rocío Aguilar.

“El proyecto que tenemos actualmente en la corriente legislativa va a aportar un 1,5% del PIB en recaudación, con medidas mucho más amplias que las que los sindicatos han planteado”, advirtió Acosta.

“Eso lo que quiere decir, es que no hay manera de llegar a ese 3% del PIB si no es por dos lados: por el del ingreso y por el del gasto. Con el proyecto de ley, creemos que podemos lograr un punto porcentual del PIB en recorte del gasto. Eso, más las medidas que implementó la ministra de Hacienda, creemos que podríamos llegar a ese 3%”, añadió.

Los sindicatos también proponen mejorar la ejecución de la valoración aduanera con la creación de una lista actualizada de las operaciones comerciales de los importadores, mejorar el escaneo de contenedores para evitar el contrabando y un impuesto a las transacciones financieras para gravar los capitales golondrina que estén en el país menos de un año

Además, proponen implementar los esquemas de renta global (cobrar renta sobre la totalidad de los ingresos de una persona) y renta mundial, para cobrarle impuestos sobre las ganancias independientemente del lugar en el que se generen.

Empero, el viceministro Acosta afirmó que algunas de las sugerencias que hicieron no provocarán ninguna mejora en la recaudación.

“(…) El tema de la eficaz valoración aduanera y algunas otras no necesariamente representan recaudación, como tampoco la representaría el escaneo de contenedores, que es un tema de seguridad nacional. La renta global ya está incorporada en el proyecto de ley. Y no podemos hacer una estimación de cuánto recaudaríamos con la renta mundial si no tenemos idea de cuánta plata de costarricenses hay en el extranjero".

Esta semana, el presidente Carlos Alvarado y el vicepresidente, Marvin Rodríguez, afirmaron que el Gobierno le dará la bienvenida a cualquier propuesta que busque impactar el déficit fiscal.

“(Lograr un impacto de un 3% a un 4% del PIB sobre el déficit) es una tarea combinada y en la cual creemos que los sindicatos pueden contribuir mucho. Ya la decisión de resolver el problema fiscal no es solo del Ministerio de Hacienda, es de todos los costarricenses”, afirmó el mandatario.

Actualmente, el plan fiscal del Poder Ejecutivo tiene pendientes más de 1.000 mociones que presentaron los diputados para modificar sus co

ntenidos.

Pese al retraso, el Gobierno de Carlos Alvarado mantiene la expectativa de que el plan fiscal se vote antes de que culmine agosto.

Viceministro de Hacienda: ‘No alcanzaríamos la recaudación que ellos plantean’

¿Qué opina Hacienda del planteamiento sindical para reducir el déficit?

-Nos alegra que los sindicatos hayan planteado una serie de medidas que ya están incluidas en la reforma fiscal. Otras medidas las estamos implementando, como el tema de la eficaz valoración aduanera y algunas otras que son objetivos del Gobierno, pero que no necesariamente representan recaudación, como la mejora en el escaneo de contenedores.

¿Cree Hacienda que se alcanzaría impactar el déficit en un 3% o 4% del PIB con esas medidas?

-No alcanzaríamos la recaudación que ellos plantean. Va más allá de eso, porque se necesita son otros esquemas (tributarios) para ir en la dirección de hacer más transparente el pago de impuestos y en esto el IVA es un tema fundamental (…). Nos parece que no llegamos a esa cifra. Por ejemplo, no hay forma de calcular el impacto que tiene la eficaz valoración aduanera y no hay forma de obtener recursos del escaneo de mercaderías.

¿Accederían a estudiar la propuesta de gravar a las empresas que operan en el régimen de zonas francas?

-El país se ha planteado un tema de seguridad jurídica y no podemos ponerles un impuesto sin violentar esa seguridad jurídica que les hemos dado a las empresas que están en las zonas francas. Ese no es un tema que nos hayamos planteado aún.

¿Ven ‘con muy buenos ojos’ la propuesta de cobrarles un impuesto adicional a los grandes contribuyentes?

-Eso es como llegar y decir ‘al que más paga, más le cobro’. Nos parece que la tasa de un 30% ya es alta. El mundo va en una dirección diferente y es tasar a las personas y no a las empresas; entonces lo que lograríamos sería desincentivar el pago de impuestos. Si yo sigo aumentando la tasa impositiva, voy a darle más sentido a la elusión y a la evasión fiscal.

¿Le presentaron los sindicatos al Gobierno algún sustento técnico en el que prueben que es posible lograr recaudar entre en un 3% y un 4% del PIB con esas medidas?

-Si lo presentaron no lo conozco.