Aarón Sequeira, Sofía Chinchilla C.. 13 noviembre
Benavides prometió que durante el trámite del proyecto se escuchará
Benavides prometió que durante el trámite del proyecto se escuchará "hasta el último sindicato", así como a la Defensoría de los Habitantes, las cámaras empresariales, los estudiantes y padres de familia afectados por la huelga. Foto: Rafael Pacheco.

La fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) promueve una vía rápida para tramitar, en el Congreso, el proyecto de ley que facilitaría la aplicación de castigos a las personas que participen en huelgas ilegales y que, a la vez, cerraría la posibilidad de que este tipo de movimientos se realicen en servicios esenciales.

El diputado Carlos Ricardo Benavides confirmó la intención de su bancada en la sesión del plenario legislativo de este martes, en la que se pronunció sobre la necesidad de modificar la regulación sobre los movimientos de huelga que introdujo la Reforma Procesal Laboral en el 2017.

“Que los ciudadanos sepan que en cuestión de días se resuelva una huelga, si es legal o no. Que la gente sepa si una huelga es legal o ilegal en cuestión de días, a nadie le sirve que pasen 60 o 80 días, dos años como en la huelga de la Corte, que todavía hoy no se ha resuelto en segunda instancia”, dijo el jefe de los liberacionistas.

Firman la moción de vía rápida cuatro jefes de fracción: Benavides; Víctor Morales Mora, del PAC; Erwen Masís, del PUSC, y Carlos Avendaño, del PRN. También aporta su firma el vocero del bloque de diputados independientes separados de Restauración, Jonathan Prendas.

“No tiene que ser una discusión corta, tiene que ser en un tiempo razonable, queremos que los costarricenses tomen nota de los diputados que hoy están conformes con lo que tenemos, cuáles están contentos con el sistema de huelgas que tenemos” Carlos Ricardo Benavides

Durante su intervención, Benavides dijo que la idea es que el proyecto se discuta durante tres meses (de diciembre a febrero) en una comisión especial.

“No es una vía rápida atropellada, presupone tres meses en comisión, para escuchar hasta el último sindicato, que nos vayan a contar su posición, todavía en esa dirigencia anquilosada queda gente buena y vendrán algunos para sustituirlos. Defensoría, cámaras empresariales, padres de familia invitaremos, para que nos cuenten cómo se han sentido con la huelga, los muchachos que se estaban preparando para bachillerato y que no han podido recibir clases en 60 largos días”, aseguró el legislador.

Según el liberacionista, en marzo se podrían ver las mociones de fondo, para proceder a votar la iniciativa en abril.

La iniciativa, además de modificar las disposiciones para aplicar sanciones a quienes participen de movimientos ilegales, establece castigos para las personas que cometan abusos como llamar a bloquear calles o a sabotear instalaciones públicas.

También busca cerrar las opciones de que se efectúen huelgas en servicios esenciales.

Las negociaciones de Benavides durante la sesión de este martes se centraron, primero, en consolidar el apoyo de las demás fracciones. Al filo de las 4 p. m., cuando ya se extinguía la primera parte de la sesión, en la que se tenía que ver la moción de vía rápida, los diputados aprobaron extender esa etapa.

Entonces, a Benavides le tocó ir a encerrona con los suyos, los diputados liberacionistas, para tratar de convencerlos, a ellos también, de que le apoyen la iniciativa de trámite expedito.

De hecho, aparte de José María Villalta, del Frente Amplio, y de otros diputados de fracciones unipersonales, también Paola Valladares y Daniel Ulate, de Liberación, votaron en contra de la propuesta de su propio jefe de bancada de extender la etapa en la que se podía discutir la moción.

El receso solicitado por los liberacionistas se extendió por casi 20 minutos y, cuando se reinició la sesión, el frenteamplista Villalta, el diputado más cercano a los sindicalistas opuestos al plan fiscal, empezó a atacar la pretensión de darle vía rápida a la iniciativa de Benavides.

Benavides: ‘No es una vía rápida atropellada’

El líder de los verdiblancos defendió su propuesta de las críticas que le lanzó el legislador frenteamplista José María Villalta, quien también reprochó que la moción para extender la primera parte de la sesión se presentara sin que se le informara.

“Lo hacen probablemente porque creen que tienen la mayoría para hacer lo que les dé la gana aquí en el plenario legislativo, y eso pues para empezar es una falta de cortesía, una falta de respeto a las demás fracciones”, dijo Villalta.

El liberacionista le respondió que la iniciativa se estaba presentando de acuerdo con las disposiciones del reglamento legislativo.

“José María habla de respeto, háblele de respeto a la señora que no se pudo hacer una operación programada hace meses, a los niños que llevan 60 días sin lecciones, a la persona que no pudo ser trasladada. No nos hable de respeto a los que usamos las reglas del reglamento, con respeto. El tema de fondo es que la reforma procesal laboral fracasó en materia de huelgas”, dijo Benavides.

El jefe de fracción del PLN dirigió sus críticas a los líderes sindicales que insisten en que la huelga se mantenga. El movimiento ya cumplió los dos meses, los gremios de educación lo mantienen pese a que el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas está en revisión en la Sala Constitucional.

“Hace meses quedó claro que el proyecto fiscal no iba a ser retirado, los sindicalistas perdieron el objetivo, pero no las ganas de abandonar la huelga. Estoy seguro de que la mayoría de educadores hace rato quieren regresar a las aulas, pero han sido mal conducidos por una dirigencia sindical añeja, que perdió la vergüenza, el decoro, toda forma de convicción social”, sentenció Benavides.