Ángela Ávalos. 15 noviembre
Las autoridades sanitarias piden a los bañistas estar atentos a la posible aparición de marea roja. La playa de Puntarenas es una de las más visitadas en el golfo de Nicoya. Foto: Jeffrey Zamora
Las autoridades sanitarias piden a los bañistas estar atentos a la posible aparición de marea roja. La playa de Puntarenas es una de las más visitadas en el golfo de Nicoya. Foto: Jeffrey Zamora

Los turistas que visiten las playas del golfo de Nicoya y de la provincia de Guanacaste deben abtenerse de ingresar al mar si observan la presencia de una mancha café oscuro o de color vino.

El Ministerio de Salud emitió, la tarde de este jueves, una alerta a los bañistas luego de que los laboratorios de la Universidad Nacional (UNA) y de la Universidad de Costa Rica (UCR) confirmaran la presencia de marea roja en esos sectores.

Dicho fenómeno es provocado por una microalga que aparece cuando hay cambios en la temperatura del agua, la luminosidad, salinidad y variaciones en la corriente.

La mancha resulta visible cerca de las costas durante las horas de la mañana y se puede observar en el horizonte en las tardes. Otra señal es la aparición de peces muertos en la playa.

Salud advirtió de que esta marea también se caracteriza por su mal olor y por producir picazón, irritación de garganta, oídos y ojos, así como náuseas, entre quienes entran en contacto con ella.

Los síntomas pueden agravarse hasta desencadenar irritación de la mucosa nasal, problemas respiratorios y en la piel.

Daniel Salas Peraza, director de Vigilancia de la Salud, advirtió de que esta microalga tiene toxinas capaces de afectar las vías respiratorias, los ojos y la piel de los bañistas.

No obstante, Salas aclaró que todavía no se han detectado las llamadas toxinas paralizantes (PSP) en moluscos como pianguas, almejas y ostras.

Esto es otro de los eventuales problemas que pueden aparecer cuando hay presencia de esta marea, de acuerdo con la vigilancia que realiza el laboratorio del Servicio Nacional de Salud Animal NASA (Lanaseve).

Pianguas extraídas en Jicaral de Puntarenas, en 2014. Este tipo de moluscos está entre los llamados bivalvos, que pueden ser contaminados con la toxina de la marea roja. Por ahora, no se ha detectado presencia en ese tipo de moluscos, advirtió Salud. Se mantiene la vigilancia. Foto: Mayela López
Pianguas extraídas en Jicaral de Puntarenas, en 2014. Este tipo de moluscos está entre los llamados bivalvos, que pueden ser contaminados con la toxina de la marea roja. Por ahora, no se ha detectado presencia en ese tipo de moluscos, advirtió Salud. Se mantiene la vigilancia. Foto: Mayela López

“Continúan siendo productos inocuos (seguros) para el consumo humano”, aclaró Salas.

El funcionario, eso sí, indicó que si una persona siente síntomas que pudieran sugerir alguna intoxicación con esa microalga se debe acudir inmediatamente a los servicios de salud.

Entre los síntomas están la parálisis corporal, alteraciones neurológicas, o problemas gastrointestinales, como diarrea.

“Si el fenómeno de marea roja termina afectando a los mariscos filtradores, el Ministerio de Salud indicará a la población las medidas a tomar”, agrega la alerta sanitaria.

La última vez que se tuvo registro de un fenómeno similar en la misma zona fue en 2012, cuando también se lanzó una advertencia similar a los turistas.