Por: Fanny Tayver Marín.   12 julio
Mauricio Vargas está ilusionado al saber que volverá a ser titular este viernes en Honduras. Fotografía: Prensa LDA
Mauricio Vargas está ilusionado al saber que volverá a ser titular este viernes en Honduras. Fotografía: Prensa LDA

Mauricio Vargas esperó pacientemente una oportunidad y ahora está a las puertas de buscar una revancha personal en Honduras y contra el Olimpia, un equipo contra el que tiene una espinita pendiente.

Acumulaba mucho tiempo de no sentir la adrenalina de ponerse los guantes para jugar, pero sabía que tarde o temprano volvería a vivir eso.

El espigado guardameta defendió la puerta de Alajuelense el martes pasado, en el último partido amistoso de la Copa Cementos Fortaleza y se vio muy seguro.

Contra Cartaginés no tuvo bomberazos ni malas salidas, achicó bien y rechazó de puños.

“He estado trabajando fuerte y eso le da a uno confianza, la verdad. Me considero alguien que ha sido paciente y lo que había estado esperando era un chance, ya fueran cinco minutos, tres minutos, o lo que fuera, me iba a matar y se me dieron las cosas, gracias a Dios, yo estaba listo”, apuntó Vargas.

Fue una noche buena para él, porque logró mantener su arco en cero.

Además, sus compañeros se reencontraron con el gol: Allen Guevara marcó un doblete y también anotaron Róger Rojas y Jonathan McDonald.

“Fue exigido en el primer tiempo con algunos remates de media distancia bastante complicados, algunos iban rebotando y bastante fuerte. Respondió en todos, con buenas paradas y no dejó ningún rebote a expensas de los delanteros de Cartaginés, sino que despejó bien hacia los costados, donde no había ningún peligro. En el juego aéreo estuvo bastante acertado, bastante atiempado y tuvo una buena participación”, expresó el técnico Luis Diego Arnáez sobre el arquero, ante una consulta de La Nación.

El estratega adelantó que Vargas atajará en el próximo partido, porque así lo tenía planeado para estos partidos de fogueo y dijo que “tomaremos decisiones más adelante”.

El siguiente amistoso de la Liga será este viernes, a las 7 p. m., en San Pedro Sula, contra el Olimpia, donde jugaban Róger Rojas, Alex López y Luis Garrido.

También es el equipo que le dejó un sinsabor a Vargas en agosto del año pasado, en la serie de ida y vuelta de la Liga Concacaf.

Aquella vez el partido se disputó en el Estadio Tiburcio Carías, en Tegucigalpa.

Ese día, Vargas quedó como el héroe y el villano, porque los catrachos vencieron a los manudos 2–0, con anotaciones de Carlo Costly y Kevin Álvarez en la primera parte de un partido en el que el arquero fue determinante en el segundo tiempo para que el marcador no fuera más abultado.

Para esta ocasión, el partido será en el Olímpico Metropolitano y el arquero está listo para volver a jugar contra los olimpistas.

“Me ilusiona bastante, es una revancha también. La verdad tengo una espinita ahí y quiero sacármela, si Dios primero se me da la oportunidad, estaré concentrado y lucharé. Sabemos la clase de rival que es, creo que el equipo está más fuerte que esa vez que fuimos a Honduras. Hemos subido mucho de nivel en la parte grupal y si se me da la oportunidad, aprovecharla”, comentó Vargas.

Y agregó: “Ya tuve la experiencia y la oportunidad de jugar contra ellos, sé el nivel que tienen y entonces tanto en lo individual como en lo grupal hay que aprovechar esa exigencia que tendremos en Honduras. Al final, el objetivo que tenemos es el campeonato y esperamos empezar con el pie derecho”.

En Honduras se ha generado mucha expectativa con este partido y allá lo promocionan como el clásico centroamericano que servirá para que el Olimpia presente a su equipo de cara a esta temporada.

Para la Liga también es un partido importante, al ser su antepenúltimo ensayo antes de debutar en el Apertura 2018, el 22 de julio, a las 11:05 a. m. contra Grecia, en el Estadio Allen Riggioni.

“De momento faltan tres partidos antes de que empiece el campeonato y estamos ahí luchando los tres arqueros por el puesto (Patrick Pemberton, Adonis Pineda y él). Es un puesto a veces ingrato, porque uno tiene que ser muy paciente y aprovechar cuando a uno le den las oportunidades”, citó Vargas.

Añadió que ese departamento es totalmente diferente y que han tenido una buena pretemporada con Wardy Alfaro.

“Desde que estoy aquí nunca había tenido una pretemporada tan fuerte como esta, en la playa y con otros factores que anteriormente no los habíamos tenido, uno siente que sube el nivel, los compañeros suben de nivel y se sabe que la competencia va a estar fuerte. Ahí estamos luchando los tres por esa posición”, reseñó.