Juan Diego Villarreal. 9 diciembre, 2018

Hernán Medford fue la gran sorpresa del banquillo de Herediano ante Alajuelense en el Morera Soto.

El Pelícano fue anunciado como nuevo entrenador florense para el próximo torneo hace apenas seis días, pero desde este domingo apareció como asistente.

Jafet Soto y Hernán Medford se dirigen al banquillo en el Morera Soto. Fotografía José Cordero

Desde el viernes anterior se había incorporado al grupo, durante la cena. También participó en el desayuno previo al juego y en el camerino tomó su papel, hablando con jóvenes como Jimmy Marín y Allan Cruz.

“Con los jugadores me llevo bastante bien, el grupo es muy bueno, es de buenas personas (...) Uno está de vuelta y es como si no me hubiera ido”, comentó Medford.

Los rojiamarillos lo inscribieron y al técnico le tocó vivir la tensión y euforia desde una posición inusual en su carrera. No era técnico y tampoco gerente deportivo, esta vez era auxiliar.

“Nada de tranquilo porque uno lo vive, porque ya soy parte de esta institución. Uno está para ayudar y sumar, porque mi deseo es que cuando esté al frente tener un equipo campeón".

El estratega no se centró en dar las indicaciones, eso lo dejó en manos de Jafet Soto, quien fue el encargado de invitarlo al partido.

Solo una vez giró instrucciones al borde de la gramilla, durante el primer tiempo, cuando regañó a Heyrel Saravia por una desatención en la marca.

En la banca de los visitantes no faltaba experiencia, porque a ambos los acompañó Rodolfo Villalobos, con una personalidad más reposada.

Medford evidenció tranquilidad, pero en los momentos más calientes del partido sus características emociones salieron a relucir.

Festejó a lo grande el tanto del empate de Allan Cruz (54') y después volvió a hablar con varios futbolistas en el descanso previo a los tiempos extra.

Su euforia reapareció cuando Alajuelense erró sus dos penales y Antonio Pedroza confirmó el pase a la gran final.

La presencia de Medford llamó la atención y Herediano sabía que surtiría efecto. Según Orlando Moreira, dirigente de Fuerza Herediana, aseguró que la intención fue “para picar la cosa” y calentar el juego.

Medford seguirá siendo parte del staff en la gran final contra Saprissa, confirmó Jafet Soto.

“Aquí no es de Jafet, este es un trabajo del equipo, lo que le inyectamos es pasión y nos hemos llevado nuestros golpes, pero hay situaciones que uno aprende y las vive, y el hecho de que Hernán Medford estuviera, y va a estar, nos refuerza. Aquí no importa quién levante la copa, no es para Medford o Jafet, es para Herediano, con 97 años de historia. Es lo único que nos interesa”, mencionó.