Fanny Tayver Marín. 15 mayo
Pablo Gabas jugó 945 minutos en el Clausura 2018. Fotografía José Cordero
Pablo Gabas jugó 945 minutos en el Clausura 2018. Fotografía José Cordero

Pablo Gabas hoy no tiene claro su futuro, porque su contrato con la Liga expira al terminar este mes.

Dijo que tiene una reunión pendiente con el presidente de los manudos, Fernando Ocampo y con el gerente deportivo del club, Javier Delgado, para definir lo que vendrá para él.

Sin embargo, el volante de 36 años reveló que hace algunas semanas había conversado con el Sheriff sobre la posibilidad de seguir seis meses más.

"Quedamos en que las dos partes teníamos que llegar a un acuerdo, que era un ganar-ganar", afirmó Gabas en charla con La Nación.

—Muchas personas creyeron que usted estaba anunciando su retiro el domingo pasado, ¿es así o cómo está la situación?

No, no, nunca. En realidad estamos a la espera de una charla que en estos días se va a dar con Fernando (Ocampo) y con Javier (Delgado) para ver el futuro mío. Yo lo mencioné meses antes de que terminara este torneo de que con el único equipo que voy a jugar en Costa Rica es con Liga Deportiva Alajuelense.

"Si no se llegaba a dar algo de continuar como jugador, obviamente que uno respeta a la institución, entonces, básicamente y lo que quiero dejar en claro es que con el único equipo con que jugaría acá es con la Liga, por todos los años que he pasado en el club".

—¿A hoy usted siente que todavía tiene cuerda para seguir jugando un semestre o un año más?

Hace unos meses atrás había hablado con Javier (Delgado) de la posibilidad de seguir seis meses más, él estaba de acuerdo, pero quedamos en que las dos partes teníamos que llegar a un acuerdo, que era un ganar-ganar. Yo físicamente estoy muy bien y eso lo pueden comentar los compañeros, que me han visto entrenar durante estos meses, igual que los cuerpos técnicos.

"En todos estos meses hice entrenamientos completos, no tomé ningún espacio para descansar, exigiendo el cuerpo al máximo. Después ya vino un tema técnico-táctico y es el entrenador el que decide, pero en el caso mío estoy al 100% para seguir rindiendo".

—¿Le han hablado de seguir?

Se han escuchado un poco de rumores, pero nada concreto. La situación está en stand by, ni para adelante ni para atrás. Esperaremos charlar en esta semana más tranquilos con don Fernando y con Javier.

—¿Usted quiere seguir?

Yo estoy bien y al equipo le aporto en todo momento, esperaremos a ver qué se decide. Desde donde me toque estar, los colores rojinegros siempre los voy a representar de la mejor manera.

—¿Su contrato se acabó con el pitazo final en el 1-1 entre Saprissa y Alajuelense o es hasta finales de mayo?

Termina ahora a finales de mayo y, bueno, esperaremos en estos días para juntarnos y hablar con el presidente y con Javier (Delgado) para ver qué es lo que resolvemos.

—Después de superar aquella lesión, vino un semestre en el que no jugó mucho, pero en este último torneo sí tuvo más minutos, ¿cómo lo analiza?

Con Nicolás dos Santos jugué bastante, hasta una expulsión. Después estuve unos partidos más y volví a retomar hasta que tuve que parar por una carga en los abdubtores, después estuve siempre participando en los partidos. Fue bastante activo este último semestre para mí. El anterior fue una parte con Benito (Floro) que jugué muy poco, fue hasta lo último que empecé a jugar.

—¿Tiene quizás un poco de nostalgia en este momento al no saber qué va a pasar, no saber si ya fue el último torneo o si va a tener más chance de seguir jugando?

Obviamente, son 14 años en esta institución, con idas y vueltas, con salidas a México, pero siempre volviendo a Liga Deportiva Alajuelense y no es fácil porque se vivió muchas cosas, uno por ahí capaz que no es tan determinante como antes, como hace cinco o seis años atrás, pero a nivel de camerino, a nivel de apoyo, a nivel de rendimiento, uno se siente bien.

"Hay un poco de nostalgia porque algún día esto tiene que acabar, pero los tiempos se van acortando y el retiro tiene que llegar en algún momento. Puede ser dentro de seis meses, entonces estaría cerca, pero uno está orgulloso también de todo lo que ha vivido acá y al final uno cae en cuenta de que el tiempo como futbolista también pasa rápido".

—Sin revelar secretos de camerino porque no lo va a hacer, ¿pero en este año le tocó jalarle las orejas a alguien?

La verdad es que en este último semestre fue un camerino excelente, ojalá y la Comisión Técnica y la Junta Directiva puedan mantener la mayor cantidad de jugadores, como creo que es lo planeado, porque es un camerino con una riqueza muy buena. A pesar de que no se clasificó, se terminó peleando hasta lo último y con grandes valores, jugadores que resaltan y que en realidad no hay que llamarles tanto la atención, sino que quizás solo hay que mostrarles el camino y que a pesar de las cosas que pueden estar pasando, el camino es el trabajo diario y bueno, aprovechar y aprender de los errores, de no cometerlos.

—Si la renovación no se diera, ¿quedaría satisfecho con lo que fue su etapa como jugador, porque también hay planes de que cuando llegue ese momento de no jugar más, usted asuma funciones en otra área del equipo?

Si no hay renovación en el plano futbolístico dentro de un equipo, si no existiera, todo lo conseguido es hermoso. Hay cosas muy lindas, que quedan en la memoria, cosas que la gente hasta el día de hoy las sigue recordando. Lo mejor son los aficionados, ese respaldo, ese cariño que es recíproco, que uno lo toma muy en serio y que sabe que en algún momento de este paso se hicieron cosas que van a ser recordadas durante mucho tiempo.

—¿Uno de sus sueños es llegar como jugador y en condición de ídolo activo al centenario del equipo, que será dentro de un año?

Claro, eso siempre fue la meta, pero en el entendido de llegar al centenario jugando, no hay forma de llegar no jugando. Uno tiene que ser regular, rendir, pero uno nunca sabe cómo el fútbol lo sorprende a uno. Yo me siento bien y eso se lo podés preguntar a cualquiera de los chicos, como a (José Miguel) Cubero o a Kenner (Gutiérrez) cómo me entreno día a día yo, cómo rindo en los entrenamientos y cómo los exijo yo a ellos, porque eso es parte de lo que me toca, exigirles para que ellos estén también en un buen nivel.

—¿En estas vacaciones se va a cuidar porque está esa posibilidad de seguir como jugador?

Yo tengo una vida bastante ordenada, me cuido, sigo haciendo deporte y ando mucho, no paro en realidad. Creo que hasta pierdo un poco de peso sin entrenar, así que estos días los voy a tomar para disfrutar con los nenes, con mis hijos Daniel y Mateo, aprovechar el tiempo de ellos que por ahí son los más sacrificados. En estos días me toca irlos a buscar al colegio, dejarlos, hacer actividades todos los días con ellos, deportes y es una etapa linda que la estoy viviendo al máximo.