Por: Hugo Solano C..   10 julio
Pese a la atención brindada a González, perdió la vida en el Hospital México unas 20 horas después de su ingreso. Foto: Archivo/ Mayela López
Pese a la atención brindada a González, perdió la vida en el Hospital México unas 20 horas después de su ingreso. Foto: Archivo/ Mayela López

Un hombre identificado como José Luis Gerardo González Leitón, falleció la tarde de este martes en el Hospital México, donde llegó herido de gravedad, procedente de la ciudadela León XIII.

El informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) revela que González iba en moto cuando fue alcanzado por otros sujetos que también se movilizaban en ese tipo de vehículo y le dispararon en múltiples ocasiones, a eso de las 8:36 p. m. del lunes

Producto del ataque, ocurrido frente al abastecedor Los Ángeles, González recibió seis balazos, tres de ellos en el tórax, dos en el brazo izquierdo y uno en la pierna derecha.

Aunque socorristas de la Cruz Roja de esa localidad lo llevaron con vida al centro médico, no soportó las intervenciones quirúrgicas a las que fue sometido y perdió la vida este martes.

Luego de la balacera en que González quedó mortalmente herido, la Fuerza Pública de Tibás acompañó la unidad de Cruz Roja que lo trasladó al Hospital México y estuvo en la entrada de emergencias mientras se desarrollaba el ingreso, por temor a un nuevo tiroteo.

La víctima era electricista, no tenía antecedentes policiales y había cumplido 50 años el viernes pasado, tres días antes de que le dispararan.

Un hijo suyo, Byron González Fallas, de 23 años, fue asesinado de manera similar cuando salía del centro de confianza en el centro de Guadalupe el 20 de junio del año pasado.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) analiza la relación entre el asesinato de padre e hijo, ocurridos prácticamente con un año de diferencia.

Lo anterior porque en ambos casos participaron cuatro sujetos que viajaban en dos motocicletas y los disparos fueron en vía pública.

En el caso de Byron González, él había sido condenado por el Tribunal de Juicio de Turrialba a una pena de tres años y cuatro meses por el delito de robo agravado; sin embargo, como ya había cumplido mucho tiempo en prisión preventiva, el juez lo mandó a terminar de cumplir la sanción en un centro de confianza.

Con este ya suman 327 los asesinatos en lo que va de este 2018, la mayoría han sido por ajustes de cuentas.