Lucía Astorga. 16 mayo
El OIJ realizó un operativo en el sector de Alemanias Unidas en Purral de Goicoechea, como parte de las investigaciones que realiza por tentativas de homicidio y tenencia de armas. Foto: Albert Marín
El OIJ realizó un operativo en el sector de Alemanias Unidas en Purral de Goicoechea, como parte de las investigaciones que realiza por tentativas de homicidio y tenencia de armas. Foto: Albert Marín

Cuatro integrantes de una banda que sembró el terror en el barrio Alemanias Unidas, en Purral de Goicoechea, fueron detenidos este miércoles por oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ)

Las autoridades de la Policía Judicial responsabilizan a estos sujetos por una serie de balaceras que se registraron en la zona entre diciembre del año pasado y abril del presente año y que dejan un saldo de cuatro homicidios y varias personas lesionadas.

Las capturas se realizaron durante los allanamientos que realizó el OIJ, en horas de la madrugada, en seis viviendas ubicadas en este sector capitalino.

Según detalló Emilio Segura, jefe de la sección de Delitos Varios del OIJ, los cuatro formarían parte de una misma organización criminal, la cual ha protagonizado una serie de enfrentamientos a tiros con otra agrupación delictiva, por la lucha de territorios para la venta de drogas.

Entre los detenidos se encuentra una pareja de hermanos de apellidos Morales García.

Y a ellos se suman dos más apellidados García Soto y Ramírez Rojas, ambos con antecedentes por robo agravado, usurpación de identidad y portación ilegal de armas de fuego.

García además cuenta con un beneficio carcelario, por lo que debía presentarse una vez a la semana a un centro de confianza.

Las investigaciones de la Policía Judicial se originaron tras recibir cuatro denuncias entre diciembre de 2017 y abril del presente año.

En ese mismo periodo, la sección de Inspecciones Oculares del OIJ recuperó hasta 300 indicios balísticos producto de estas balaceras, según indicó Segura.

La Policía Judicial indicó este miércoles que aún falta ubicar a otras dos personas que se mantienen en fuga y que estarían involucradas con los hechos investigados.

El operativo se realizó de manera coordinada con el Ministerio Público y con la colaboración del Servicio de Vigilancia Aérea (SVA).

En las acciones se decomisaron de ¢1,8 millones en efectivo, teléfonos celulares, 30 dosis de marihuana comprimida y munición de diferente calibre.

Varios asesinatos en poco tiempo

En los últimos meses, el archivo de La Nación registra al menos tres homicidios en Purral.

El 3 de enero murió David Marín Flores, de 32 años, quien fue baleado cerca del cementerio de Purral. El hombre, quien intentó huir de sus agresores, recibió un disparo al lado izquierdo de la espalda.

Tres días después, el 6 de enero, también perdió la vida Diego Armando Aguilar Morales, de 31 años, producto de un disparo en el cuello.

La víctima tenía antecedentes por transporte de droga, receptación y delitos contra la propiedad. Sin embargo, se presume que fungía como campana en la comunidad josefina.

El tercer asesinato es el de Minor Calderón Solano, quien murió producto de un ataque con arma de fuego, cuando conducía un pick up 300 metros al suroeste del Colegio Técnico de Purral.

Este último hecho ocurrió a las 8 p. m. del 3 de abril pasado.