Jorge Arturo Mora. 23 mayo
El filme
El filme "Mute" es una producción alemana adquirida por la compañía Netflix. Cortesía: Netflix.

La ley alemana es clara: toda plataforma de streaming debe invertir el 2,5% de los ingresos que genera en un fondo destinado a la producción cinematográfica del país europeo.

Aún así, Netflix, el gigante servidor de series y películas en streaming, evadió en múltiples ocasiones cumplir esta norma.

El 17 de mayo, el tribunal de justicia de la Unión Europea resolvió la apelación que hizo Netflix. La corte obligó a la plataforma a depositar parte de sus fondos en las arcas alemanas.

La compañía estadounidense acudió a la corte ubicada en Luxemburgo, con la excusa de que no podía realizar su defensa en el país teutón, pero el tribunal no prestó atención a la protesta.

Netflix alegó que el cuartel general de la compañía no se ubica en Alemania y no debería ser tomando en cuenta para la aplicación de la ley alemana.

"La decisión es decepcionante, aunque no inesperada, ya que sabíamos que ante todo teníamos que aclarar con la corte si nuestro caso era admisible. Revisaremos todos los detalles del fallo cuando estén disponibles", manifestó Netflix en un comunicado.

Desde el 2014, Alemania aplica esta ley. Los fondos se depositan en el German Federal Film Board (FFA), la plataforma de producción de series y películas en el país.

En setiembre del año pasado, en Francia ocurrió una polémica similar, cuando el país europeo anunció una imposición de impuestos a Netflix y YouTube.

En Alemania, Netflix es la segunda compañía de streaming más usada, después de Amazon Prime.