Jorge Arturo Mora. 19 marzo
Fabián Murillo tiene 22 años. Foto: Mayela López
Fabián Murillo tiene 22 años. Foto: Mayela López

En el 2017, Eugenia Cartín pasó del anonimato a la fama tras una llamada filtrada en la que llamaba a la empresa Tigo para quejarse de sus servicios. El audio se volvió viral y rápidamente frases de doña Eugenia como “estoy tra-ba-jan-do” se colaron en el inconsciente colectivo costarricense.

El humorista Fabián Murillo se inspiró en su historia para construir el personaje de doña Genia, figura que ha aparecido en distintas transmisiones de los Toros de Repretel. A raíz de esa imitación, Cartín demandó a Repretel por realizar la imitación sin justificación y autorización y, este miércoles, se dio a conocer la noticia de que la empresa deberá pagarle ¢70 millones.

Murillo, de 22 años, conversó con Viva sobre sus impresiones del fallo.

–¿Lo toma por sorpresa que el fallo haya sido en contra de Repretel?

–En realidad vieras que casi que por recomendación no hablo de eso. No me toma por sorpresa, los abogados de Repretel sabrán qué harán. Estoy tranquilo, y de parte del canal no hay ninguna información.

–El pago de ¢70 millones lo asumiría por completo Repretel, ¿no?

–Sí. doña Eugenia demandó directamente a Repretel.

–Tras esta resolución, ¿cómo piensa asumir el resto de interpretaciones que tiene en su repertorio?

–En realidad no cambia nada porque yo soy imitador. Hago muchos personajes. Ahora voy a estar en la Dulce Vida. No dependo de equis personaje para pulsearla.

Fabián Murillo interpretó a doña Genia, personaje que Eugenia Cartín (izq.) alega que se inspira en ella. Foto: Archivo
Fabián Murillo interpretó a doña Genia, personaje que Eugenia Cartín (izq.) alega que se inspira en ella. Foto: Archivo

–¿Considera este fallo como una censura al humor?

–No, porque el humor en este país al final de cuentas está muy apadrinado por la parodia que está respaldada por una ley. Va mucho de la mano con cómo lo toma la gente, si se ofende...

–¿Más allá de lo políticamente correcto?

–Exacto. La gente dice que no me asesoré o que no le pregunté a ella... Es que tampoco es así porque en el asunto de doña Eugenia pasó algo. Una muchacha vendía tazas con frases de ella y doña Eugenia le dijo que la iba a demandar. Al final, la muchacha le dijo que le daba una plata de lo que se ganara con las ventas. Con ese hecho ella se convirtió en figura pública porque vendía con su imagen. Además, en cada demanda hizo conferencias de prensa como figura publica y existe una ley de parodia que ampara cuando usted imita a una figura pública. Yo obviamente la hice por esa razón.

Del archivo:

(Video) Eugenia Cartín: "De un pronto a otro me veo en los toros"

–¿Por su notoriedad pública?

Si yo viera que era una falta de respeto no lo hago, pero ella es figura por sus mismas decisiones públicas. Nunca le falté el respeto a ella. Nunca dije ninguna palabrota de las que dijo en esa llamada (la del audio filtrado), nunca me burlé del adulto mayor...

–Durante todo este proceso ¿usted conversó en algún momento con doña Eugenia?

No. Si lo hubiera visto necesario, lo hubiera hecho, pero esta señora ya había salido primero en todos los medios y ya era figura pública.