Jessica Rojas Ch., Agencia AFP. 18 mayo

Madonna, como es costumbre, tenía sobre ella las miradas del mundo la noche del domingo (hora de Tel Aviv) debido a su participación en la gran final del Festival Eurovisión 2019. Desafortunadamente para la artista, el haber cantado en directo el tema Like a Prayer no fue su mejor decisión.

Medios internacionales reseñaron que la diva estadounidense tuvo una floja presentación vocal durante la primera parte de su espectáculo, que fue justamente cuando cantó en directo.

De acuerdo con el periódico El País de España, Madonna no acostumbra a cantar en vivo porque, según la publicación, la artista no alcanza las notas correctas y eso fue lo que pasó la noche del cierre de Eurovisión.

“Estar fuera de tono nunca ha sido un problema para ella. Compensa sus limitaciones vocales con coreografías de infarto, puestas en escena impactantes y grandes canciones”, reseñó El País.

“Empezó cantando Like a Prayer, y luego, acompañada del rapero Quavo, uno de sus nuevos singles Future del álbum Madame X. Todo en ello en una actuación floja, sin ritmo y en la que la estrella mundial ha llegado a desafinar ligeramente. Al comienzo de Like a prayer, donde apareció vestida de fraile, soltó un ‘gallo’ que dará que hablar estos días”, explicó el diario ABC.

Por su parte el periódico La Vanguardia calificó la interpretación de Like a Prayer como “floja”.

La actuación de Madonna no tuvo mucho movimiento por parte de la artista, algo a lo que tiene acostumbrados a sus seguidores. La intérprete apareció sobre unas escaleras vestida con una túnica de color negro con una cruz en pedrería estampada al frente.

Acompañada por bailarines, cantantes y un coro góspel, Madonna también aprovechó el momento para hacer, a su estilo, un llamado a la hermandad mientras interpretó Future (con playback, según el diario español) al presentar dos bailarines abrazados mientras en sus espaldas llevaban las banderas de Israel y Palestina, haciendo alusión al conflicto que hay entre estos dos países.

Madonna rechazó los llamados a boicotear la celebración de la 64ª edición del Festival de Eurovisión en Israel de parte de activistas propalestinos, que denunciaban que con este evento musical se buscaba, en su opinión, ocultar las realidades del conflicto israelo-palestino. Así las cosas el espectáculo de la reina del pop fue desde el principio polémico en diferentes aristas.

Israel espera poder beneficiarse de la celebración del concurso y proyectar una imagen de hospitalidad y diversidad.

En un comunicado publicado en medios estadounidenses esta semana, la reina del pop aseguró: “Nunca dejaré de actuar para acomodarme a la agenda política de alguien ni dejaré de denunciar las violaciones de los derechos humanos, sean donde sean”.

View this post on Instagram

#madonna #future #live #eurovision

A post shared by madonna_art_vision (@madonna_art_vision) on