Carlos Soto Campos. 2 agosto
Totem es un quinteto de música interesado en dar un espectáculo completo en cada concierto. En orden usual: Carlos Morera (vocalista), Eder Ortiz (bajista), Nestor Quesada (baterista), Fabián Flores (bajista) y Fabián Vargas, alias Choc (percusionista). Fotografía: John Durán
Totem es un quinteto de música interesado en dar un espectáculo completo en cada concierto. En orden usual: Carlos Morera (vocalista), Eder Ortiz (bajista), Nestor Quesada (baterista), Fabián Flores (bajista) y Fabián Vargas, alias Choc (percusionista). Fotografía: John Durán

¿A qué suena Totem? Dicen que a metal con sonidos tribales, rap-rock indigenista, djent ancestral. ¿Algo así como chanclemetal?

En 15 años de carrera, el grupo nacional Totem ha acumulado una buena cantidad de etiquetas por su sonido pesado e influenciado por los sonidos de proveniencia aborigen o por el uso de percusiones que pocas veces caben en el metal.

Pero ellos lo logran calzar.

Ese sonido ecléctico ha sido el estandarte y la ventaja del grupo, creen sus miembros.

“Nos han metido en todo tipo de festivales. Con bandas de ska y reggae, porque les parece que el contenido de las letras calza, también festivales de punk y otros eventos de metal, en el que –en comparación– seguro sonamos como de reggae”, bromea Carlos Morera, vocalista del grupo.

Si tienen que definirse, dicen que lo de ellos es el rock pesado, pero en su carrera han demostrado que van más allá. Totem es un grupo que mezcla música, danza, percusión y, en ocasiones, pirotecnia.

Todo puede pasar, todo se vale porque todo está bien planeado.

Los 15 años del grupo calzaron con la publicación de su nuevo álbum, Del nair al cenit, el cuarto del grupo y el que mejor los representa. Ellos se encargaron de componerlo y grabarlo desde cero y este fin de semana por fin compartirán los frutos de esta labor.

Este sábado 4 de agosto estrenarán un concierto en Mundoloco (San Pedro) sus nuevas canciones y harán un repaso por algunas canciones del grupo que hace mucho no se interpretan en un escenario.

Los acompañarán los grupos Inercia y Sight of Emptiness, dos grupos nacionales con los que han compartido en otras ocasiones y que asegurarán un festín de metal. El concierto iniciará a las 8 p. m. y la entrada costará 5.000.

Viva conversó con el grupo sobre su década y media de trabajo por dar mensajes sociales y espectáculos de metal memorables.

Un grupo de barrio
Los miembros de Totem suele presentarse maquillados en sus conciertos, como una forma de aportar a la presencia escénica. Fotografía: John Durán
Los miembros de Totem suele presentarse maquillados en sus conciertos, como una forma de aportar a la presencia escénica. Fotografía: John Durán

Desde Alajuela, Totem logró mezclar distintas influencias musicales para encausarlas en un grupo que tiene un ojo en la tradición y la historia y otro en el presente.

“Desde el inicio del grupo, en el 2003, el denominador común de los miembros del grupo era el gusto por el metal, el thrash, el hardcore, pero también mucha música fuera de esos géneros”, señaló Carlos Morera.

Él se unió al grupo hasta el año 2006, pero su conexión con la banda existía desde mucho antes. Eder Ortiz, guitarrista y miembro fundador fue compañero de Morera desde primer grado de la escuela.

La amistad que tejieron desde ese día ha crecido con los años. “La familiaridad es la de un grupo del barrio”, dijo Morera. “Pero hemos crecido”.

Ortiz estudió antropología, por lo que a la hora de hacer un grupo musical surgió la motivación de darle un contenido de conciencia y crítica social a la música.

“Todo se trata de llamar la atención sobre algunos temas. Como grupo, tenemos labor de comunicadores y todo lo que hacemos es pensando en enviar esos mensajes de la mejor forma”, comentó el vocalista.

Esos temas pueden incluir la cosmovisión, los ritos o situaciones que viven los indígenas del país u otras culturas autóctonas latinoamericanas o bien, situaciones cotidianas que den oportunidad de señalar las injusticias.

“Se trata de hacer una labor de rescate y eso puede ser con las letras, los sonidos o bien la presencia escénica del grupo. Todos tenemos ese compromiso y eso algo que se ha mantenido en todas las alineaciones del grupo”, explicó Morera.

Actualmente, Totem es un quinteto formado por Morera como vocalista, Ortiz como guitarrista Fabián Siracusa Vargas en el bajo, Nestor Nex Quesada en la batería y Fabián Choc Vargas en la percusión.

Evolucionando
Durante el Costa Rock 2017, Totem invitó a malabristas de fuego y a una artista de suspensión a colgarse de la espalda y acompañarlos durante su presentación. Foto: Rafael Pacheco/Archivo
Durante el Costa Rock 2017, Totem invitó a malabristas de fuego y a una artista de suspensión a colgarse de la espalda y acompañarlos durante su presentación. Foto: Rafael Pacheco/Archivo

La alineación del grupo ha cambiado con los años y la música nacional también.

“Antes había que pegar afiches y hacer discos, ahora todo se trata de promocionarse en el mundo digital, sea subiendo información o la música a distintas plataformas”, apunta Carlos Morera.

Lo que no ha cambiado es el interés del público por los espectáculos de Totem. Cuando llegan a un escenario se aseguran de darle algo extra a cada presentación.

“Desde el primer chivo de Totem siempre se buscó decorar, hacer referencias al asunto tribal o indígena, incluir pirotecnia.

”Empezamos con decoración de supermercado, una máscara por aquí, antorchas comunes. Poco a poco fuimos invirtiendo también en más escenografía o en maquillaje para identificar al grupo”, detalló Morera.

Ahora llegan al escenario con un luminotécnico especializado, a veces con espectáculos de fuego o incluso un espectáculo de suspensiones corporales.

La cercanía y el compromiso del grupo hace que los miembros de Totem definan su relación como
La cercanía y el compromiso del grupo hace que los miembros de Totem definan su relación como "una hermandad".Fotografía: John Durán

“Siempre he tenido mucho interés en que se vea la música como un arte”, dijo Choc, el percusionista.

Él se especializa desde hace 18 años en percusión del oeste de África y la presencia escénica, la vestimenta alusiva y el movimiento son partes integrales de los espectáculos.

En el caso del baterista, Nex, su labor como actor ha aportado a construir la presencia escénica de la banda.

“Por un tiempo tuvimos en escena a un DJ, hemos tenido percusionistas invitados, espectáculos con pirotecnia, es importante darle un espectáculo a la gente”, señaló Carlos Morera. Esta prioridad, creen los de Totem, les ha ayudado a mantenerse vigentes.

Nuevo disco

Tres años atrás, Totem se planteó grabar su cuarto disco, pero agregándole un reto extra. “Creo que buscábamos libertad de creación, ser honestos y por eso llegó el momento de (grabarlo) nosotros mismos”, contó Carlos Morera.

En su casa se grabarían las voces y las baterías. En casa de Eder Ortiz las guitarras, las líneas de bajo y la percusión.

“Tuvimos que amarrarnos la faja e invertir las ganancias de los conciertos y mercadería en equipo”, dice con orgullo.

El resultado incluye música igual de pesada, variada y llena de conciencia como los discos anteriores, pero con un elemento extra.

“Lo grabamos nosotros mismos y creo que eso lo hace el disco más honesto que hayamos grabado.

”Nos tomamos el tiempo de hacer cada cosa, componer, grabar, mezclar y eso le dio algo especial. Nos concentramos también proponer más que criticar”, señaló Morera.

Totem presenta este sábado su nuevo álbum. Fotografía: John Durán
Totem presenta este sábado su nuevo álbum. Fotografía: John Durán

En el disco se incluyen temas como El color de la tierra, que habla sobre la diversidad cultural de América Latina y que fue inspirada en un viaje a Nicaragua.

“Se trata de resaltar las formas en que nos parecemos, a partir de todos los detalles en los que las culturas se traslapan”, señaló el vocalista.

En Toros se habla de la “energía toroidal”, la forma en que un grupo de personas concentra sus esfuerzos en una sola idea para lograr una meta.

A 15 años de su inicio, Totem aún tiene muchas metas por cumplir y sabe que la forma de lograrlo, es tratando de crecer cada día más.

“Tener un grupo se trata de siempre evolucionar las ideas, es parecido a la vida. La vida es prueba y error, la vida es grabar un disco”, finalizó Carlos Morera.